27 nov. 2014

Sueños


Anoche soñé que todo era distinto.
Te veía de nuevo y era como si el tiempo cuando éramos felices nunca hubiera pasado.
Seguíamos ahí.
Mi pelo largo
Abrazos, sonrisas
Seguridad
Caricias

Y entonces compartía con un amigo común y se extrañaba:
Pero, te pidió perdón? Pero no recuerdas lo malo?
Y toda la nube de volvió oscura y se disolvió en lluvia.

Y volví a verte, pero ya eras tú
Y aunque me esforcé por ignorar lo que ya sabía, no pude.
Y lo compartí contigo
Y tú cambiaste
Tu cara decía: joder! Me ha descubierto.
Y resultó que las caricias eran prefabricadas
Y no había ya contacto con la piel

Tu mirada cambió y ya no me veías.
Te alejabas
Y todo terminó de nuevo.

25 nov. 2014

Mh


No sé si creer en hilos rojos
No sé si parar de escuchar tus canciones
y tocar las mías

No sé si salir de la cama
o pedirte que sigas el rastro de migas de pan hasta aquí.

No se si quedarme tumbada,
muy quieta,
notando los callos de mi mano, que ya no siente
y cuidando que la otra siga fría.

La lluvia suena menos fuerte
con el crujir del chocolate,
con el vibrar de las cuerdas.

Pero la niebla sigue sin dejarme ver claro.
No puedo ver mas allá,
solo adivinar.

Y esperar,
ingenua,
que me des la razón.


Ironía


He hecho cosas...
he hecho cosas de las que querrías fotos.

Pero ahora me rodean los huesos,
y me miran ojos extraños cuando hablo de galletas.

Los objetos están cambiados.

Araño paredes y salen virutas de chocolate,
y las agujas son las que se adentran bajo mi piel.

Agarro cuerdas,
grito canciones,
y los movimientos rítmicos
son ahora percusión.

Ironías en una húmeda cuidad.

.


Echo de menos los besos
y esas miradas cómplices
que llegan espontáneas
cuando dos personas comparten caricias.
Cuando comparten secretos.

Echo de menos a la otra mitad de los ocupantes
bajo la manta en los días de lluvia,
y en las noches de palomitas

Los qué tal el día
los abrazos
las conversaciones en la cama.
El contacto de la piel.